CIERTAMENTE, HAS LLEGADO AL LUGAR CORRECTO

Muchos paisanos de bajos recursos económicos necesitan su ayuda. Cualquier tipo de ayuda, tanto econónica como de tipo educativo, es bienvenida.

What's Up Musurita

Reza un Viejo adagio: Nadie aprende por la experiencia ajena. Desde mi punto de vista casi siempre se cumple, pero habrán muchas personas que bajo este paradigma pueden dejar que los demás le enseñen algunos parangones de sus vidas.

Bajo esa perspectiva, compartiré algunas de mis experiencias como emigrante tanto de mi tierra natal como de mi país. Ojalá que estos párrafos puedan servir a muchos jóvenes de mi tierra natal.

El miedo se apodera de mí ante el nuevo horizonte que se aproxima. Una nueva etapa de mi vida lejos de mis seres queridos y de la tierra que mi vio nacer. Ante la carencia de recursos, decidí tomar “La lechera” hablando del transporte aéreo. Un avión que para en cada esquina. Primera escala, Ciudad de Panamá, una ciudad no lejos de lo común. Segunda escala, San José de Costa Rica, ciudad por el mismo estilo aunque un tanto moderna. Mi destino final, Miami. Mi corazón empieza a latir con más fuerza, y empiezan a aflorar mis reminiscencias de emigrante. “Será que me detienen en el aeropuerto?”, “El DAS me dejó salir de mi país, así que no debo nada ante la ley”, “Que tal que tenga algún homónimo buscado por la ley” y así un sinnúmero de pensamientos en su mayoría negativos que afloran ante el nuevo destino. Miami, la ciudad del sol radiante aparece ante mis ojos. Que bella ciudad, ay querios, que futuro me espera por aquí. Todo sucedió dentro de lo normal en el sitio de inmigración. Ha comenzado un nuevo caminar en el trasiego de mi vida.

La vida empieza como a casi la mayoría, se empieza a dar uno golpes de pecho por qué carajos no aprendí el idioma inglés desde chiquito.

“What color is your book?” “My book has a dark blue cover”. Creo que eran las dos únicas frases que recordaba y recordaré toda mi vida. Las aprendí en segundo bachillerato bajo las enseñanzas del profesor Efraín Rincón.

Y aquí es donde empiezan los avatares del emigrante que no habla el idioma del país donde llega. Normalmente se empieza contestando a todo YES.

You have to do this… you have to do that….YES… Se tiene la tendencia de contestar afirmativamente, y más bien creo que es sumisión. Uno está desarmado, pasa uno a sentirse estúpido e ignorante. Es cuando uno paga escondederos de a peso ante estas situaciones. Por qué no estudié inglés?, Por qué no sé nada de este idioma, por que no hice caso del profe Frenchito cuando nos recalcaba que algún día lo necesitaríamos. No queda otra opción, empezar en la Escuela para Adultos para aprender inglés. Es mejor volver a aprender las vocales y las consonantes que tartamudear otro idioma, el traductor cerebral no quiere funcionar.

Whhhatttt your name?. What? What did you say? Es la respuesta que uno recibe.

Este man no me entendió?. Oiga, No se haga el martiniano y contésteme que le hablé clarito. Que desdicha, la pronunciación está por debajo de cualquier estándar. No me he hecho entender. Mejor dicho, uno no hace sino poner la torta cada vez que expresa un vocablo en el nuevo idioma.

Por qué el mundo no habla español, es facilito, es como la salida que uno quiere buscar a tanta frustración.

Entonces como ya es por todos conocido, donde el emigrante le toca lo más duro, hacer los trabajos de segunda, y claro, contestar a todo YES. Restaurantes, lavadero de carros, parqueador de carros. Un Ingeniero Electrónico calculando la cantidad de jabón que hay que echarle a un carro para que quede brillante. Bonita Gracia.

Un manager [administrador] supervisando y empujándolo para que le rinda más en su labor. Are you done with the Mustang[car]? The customer is right here waiting for it. Hurry up. Deje miar al macho, mano. Este mancito si que acosa. En lo más profundo de sí, uno se dice: Esto es mas duro que un matrimonio. Gages del oficio, dicen por ahí.

El tiempo ha pasado y las nuevas experiencias hacen que se recapacite sobre lo que se pudo hacer y no se hizo, lo que se pudo aprender y no se quiso. Después de algunos años viviendo en esta cultura, el idioma inglés se ha mejorado, hacerse entender es más fácil y asumir nuevas oportunidades han sido más llevadero. La “normalidad” ha regresado, pero no sin pasar por amargas pero enriquecedoras experiencias.

Casi a modo de broma escribo mis experiencias amargas con el idioma inglés, y por tanto, pensando en nuestras futuras generaciones, en nuestros hijos, parientes, coterráneos, es imprescindible en el mundo globalizado de hoy el aprendizaje de un idioma extranjero. Es casi una necesidad imperiosa. Por eso, amigos cachirenses, los invito a reflexionar un poco, y tratar que nuestra juventud cachirense tenga muy claro aspectos como éste. Nadie sabe de antemano el destino que le depara la vida, y no hay que dejar por descontado que dentro de las infinitas posibilidades, un día no muy lejano, otra persona como yo pueda vivir las mismas situaciones.

Así que hagamos un poco por nuestras escuelas rurales en Cachira, que nuestras instituciones de educación básica secundaria exijan de forma seria el aprendizaje de un segundo idioma. Que las autoridades civiles y los padres de familia exijan como ley, que el segundo idioma que se elija, sea como el pan nuestro de cada día, que se vea por doquier.

Cachira produce gente capaz, inteligente, guerrera. Pero estamos en desventaja ante otros colombianos, y más aún ante otros países en aspectos como lenguaje y desarrollo tecnológico.

Ante ésta imperiosa necesidad, hemos empezado un pequeño programa pilito en la Vereda Boca de Monte en cabeza de la Profesora Roselia Rodríguez. Con la producción ejecutiva de mi hermano Juán Hernández, hemos empezado a enviar material didáctico a dicha escuela, para que los niños y jóvenes estén más cerca del idioma Inglés.

En mi opinión y bajo mi experiencia, el aprendizaje de otro idioma no se aprende traduciendo, el traductor cerebral es un método ineficaz. Un idioma se aprende con el diario vivir, con la comunicación diaria, con la expresión del lenguaje.

Por ejemplo, no es difícil colocar un aviso a la puerta de cada lugar publico. Si en la iglesia uno ve “Catholic Church”, dicho vocablo empieza a entrar en el subconsciente por la repeteción de verlo y seguramente nunca lo olvidará. El Lenguaje se aprende por repetición. Así aprendimos el idioma natal, por repetición. El niño aprende el idioma de sus padres y profesores desde temprana edad, y lo mismo sucede si se desea aprender un segundo o tercer idioma.

Si el niño está expuesto a un segundo idioma desde temprana edad, muchos vocablos y expresiones del lenguaje perdurarán de por vida. De esta forma, cuando a alguno de mis paisanos le toque afrontar el idioma Inglés u otro idioma, le será un poco más fácil. Y no sea como cuando vi el aviso que decía “GROCERY STORE”. De inmediato pensé que era un lugar donde vendían grocerías.. Cuan equivocado estaba, era un mini supermercado.

Invitamos a otros paisanos que se apersonen de alguna escuela Rural del Municipio, que sean partícipes del desarrollo e instrucción de nuestros niños y juventud Cachirense. Bajo el lema “ADOPTA UNA ESCUELA”, de pronto usted amigo lector puede ser partícipe de que uno o muchos niños puedan incrementar la intelectualidad y el aprendizaje.

El mundo cambiante y el avance tecnológico hacen que desde cualquier lugar del mundo, podamos ser partícipes del engrandecimiento de nuestra querida tierra. Claro, un día no muy lejano cuando visites a Cáchira un paisano le dirá: What’s up musurita (quibo, que hay de nuevo).

Por:

Jesús David Hernández.

Miami, Florida

Abril 20 de 2.013.

Volver a la Página Anterior

Videos Relacionados
No existen Videos Relacionados

-Comentarios
  • Albey Reyes "Pocho"

    Hola Jesús David. Yo no había tenido la oportunidad de leer esta reflexión. Que bonita. David Ud. no solo debe ser un muy buen ingeniero electrónico, sino que además es un gran escritor. Lo felicito. Adelante con sus proyectos. Éxitos. Que Dios lo bendiga.


Adiciona tu Comentario

*Por favor ingrese el resultado de la suma. Evitamos los spammers.