CIERTAMENTE, HAS LLEGADO AL LUGAR CORRECTO

Muchos paisanos de bajos recursos económicos necesitan su ayuda. Cualquier tipo de ayuda, tanto econónica como de tipo educativo, es bienvenida.

NUEVO SURREALISMO SIGLO XXI

DEFINICIÓN: Surgen varias hipótesis, posiciones o alternativas en la definición de surrealismo. Cada “alternativa” se mira a partir de “intereses creados” bien sea para su apología o para su contradicción total. De alguna manera, se puede deducir que el surrealismo no acepta “términos medios”, simplemente se cree o no se cree, se acepta o no se acepta,  y punto.

Surrealismo proviene del francés “surrealisme”: superrealismo.

Se dice desde “una, de tales posiciones”, que el surrealismo es una corriente de arte burgués contemporáneo, surgida a comienzos del siglo XX en Francia. Y desde esta misma posición “antagónica”, creo yo, se dice que el surrealismo es la expresión característica de la crisis en que se encuentra la sociedad capitalista y que encuentra sus bases filosóficas en la teoría idealista subjetiva de Freud, según la cual El Arte no es otra cosa que producto y función de la libido. El contenido del arte, según el surrealismo, contemplado desde esta posición, se reduce a “cierto impulso” sexual, a los instintos de angustia tanto en la muerte como en la vida. Narra las contradicciones que desgarran el régimen burgués, los sentimientos del horror y de la impotencia ante el mundo real. Dicen que algunos surrealistas plasmaron imágenes que provocan repugnancia hacia la realidad misma, hacia la vida.  De ahí su interés por la reproducción de las pesadillas, las alucinaciones, los estados patológicos, y otras “causas” o “consecuencias” que albergan “cierto malestar”.

“Otra, de tales posiciones”,  quizás de apología o de definición real, indica que el surrealismo es un movimiento artístico y literario surgido en Francia después de la Primera Guerra Mundial que se definió con el Manifiesto Surrealista de André Breton. Indica que se derivó del Movimiento Dadaísta. Asegura que defiende la plena libertad creadora del artista, basado en el automatismo psíquico, al margen de los postulados de la razón, y de los postulados o de los preceptos estéticos.


“Otra concepción” dice que el Surrealismo surgió como Movimiento para “liberar a la creación del control de la razón, a la que “opuso los valores del sueño, del instinto, del deseo y de la rebelión”.

Sea como fuere, se colige que sobre este Movimiento surgen una buena cantidad de importantes posiciones que incluyen, de pronto, lo filosófico (aunque se asegura que el surrealismo jamás ha sido una expresión, o mejor, una corriente filosófica), lo histórico, lo político, y en última instancia lo creativo. Intuyo también que desde su ámbito creativo, se involucra todo, o más bien, se involucra con todo, o todo se involucra con el surrealismo. Puede abarcar el surrealismo, como un símil propuesto de mi parte, y por qué no, como un silogismo que bien puede surgir de: surrealismo: sueño: singularidad, contemplando el concepto de: singular, como: (uno) un único elemento, bien sea particular o emergente de una “cantidad”, y/o lo universal cuyo vasto contexto sería: El Universo y su singularidad.

Por su propia acción literaria y pictórica, por su condición explícita y particular, y quizás también por las pretensiones de sus creadores que quisieron forjar, desde sus preocupaciones esenciales, consistentes en “cambiar profundamente la concepción de la vida y en suscitar una nueva sensibilidad en el mundo”, el surrealismo como Movimiento y como creación, ha forjado múltiples controversias, es por ello, que en la vitalidad de sus afirmaciones y contradicciones, se hace imperativa la valía y trascendencia perdurable de su legado .   De ahí que se hable de su estadio onírico por “creer en los  fantasmas” del sueño y de los ensueños; y desde luego, se involucra con el psicoanálisis ya que el surrealismo está “ligado activamente” con los sueños y con el inconsciente,  cuya inmersión en el corazón y el espíritu de ellos, es irrefutable. Creo particularmente que el surrealismo atrapa, describe y plasma los sueños del hombre y que toda ventura cabe dentro de él, incluso más allá de la victoria o la derrota, más allá de la conquista o el fracaso, más allá de la realidad o más allá de la irrealidad.


 ALGUNOS ANTECEDENTES:

A partir de los románticos quienes individualmente habían experimentado que “el sueño es una segunda vida”, surgió para los surrealistas una aparente inquietud que  tuvo sus propias transformaciones al entender que: “en el umbral del sueño se halla la clave de la inspiración, y es en el seno del subconsciente y, más allá, en las zonas ocultas de la vida inconsciente,  donde se percibe el eco de la oscuridad”.

Los elementos más conocidos que sirvieron de baluarte para la gesta del surrealismo fueron la Primera Guerra Mundial y el dadaísmo. Sin duda Dadá fue el predecesor. De allí parten origen y desarrollo. Aunque en sus orígenes no se puede desconocer el aporte de otros movimientos que le precedieron, tal como lo mencioné antes, podemos subrayar inicialmente al romanticismo, luego el expresionismo alemán, y el cubismo entre otros.

Fue en Zurich en 1916 donde algunos escritores, poetas y compositores exiliados, entre quienes se encontraban Tristán Tzará y Hans Arp,  de cuyas reuniones en el cabaret Voltaire, surgió una colección de escritos que se publicaron con el título de: Dadá, el hombre mecedor. Y, según ellos, los dadaístas ironizan todo, nada para ellos es sagrado, no se rigen por ningún programa como lo hacen otros ismos. Dicen también que: “el cubismo fue una escuela de pintura, el futurismo un movimiento político y Dadá es un estado de ánimo”. Claro está, que para algunos dadaístas, Dadá es el libre pensamiento artístico. Pero, quizás fue en esta rebeldía contra-dadaísta que surgieron los primeros elementos surrealistas. Cabe destacar que el surrealismo no fue algo que surgió de repente, sino que por el contrario, su constitución fue un poco lenta.

Aunque André Breton fue miembro del grupo dadaísta de Paris y Tristán Tzará un mentor de vital importancia, ellos dos, con espíritus diferentes, lejos del dadaísmo, se encuentran más adelante en acción, juntos, hacia el proselitismo y “apostolado” del surrealismo. No se puede soslayar que “surrealismo” era ya una palabra conocida, entrada en uso años atrás por Guillaume Apollinaire y sus amigos; sin embargo, era una palabra que tenía escasa aplicación.

En la revista Littérature (1919-1923) se puede observar con precisión, el desarrollo y  la conformación del surrealismo, y de una manera concreta, lo acontecido al margen de Dadá. Hoy, cuando nos  acercamos al centenario de la creación del Movimiento surrealista, en pleno siglo XXI, año 2008, en el germinar del tercer milenio, la información es amplia. Existen  volúmenes enciclopédicos que nos ilustran con propiedad. Toda teoría, hipótesis, ensayos, comentarios y artículos se han analizado, escrito y descrito desde muchos puntos de vista, algunos para su estudio, otros para “sostenerlo”, otros para reconocerlo, otros para compararlo, otros para “modificarlo” y,  otros para sepultarlo como ismo, escuela o movimiento.


EL SURREALISMO Y SUS PROTAGONISTAS:

El surrealismo puede ser de alguna manera: “una unidad des-unida”, no significa que sea una reunión de separaciones sin un punto o puntos  convergentes. Es algo que no está completamente unificado, y es también inconstante si se quiere; aún así, ha pasado casi un siglo desde su nacimiento y no se ha quedado “dormido”, o muerto, a la vera del tiempo. Se trata en realidad de un proyecto colectivo. Entonces André Breton como su gran gestor, tiene la más importante misión de proponer y mantener al surrealismo no como una unidad falsa, cosa que se logra con relativa o aparente facilidad, lo comprendemos cuando  observamos a los sectores o partidos políticos de cualquier lugar y cualquier época, su ardua tarea radica en mantenerlo unido como “una pluralidad”. Un Movimiento basado en la amistad y en la lealtad según lo afirma Maurice Blanchot. Es entonces, el surrealismo, la afirmación de la pluralidad, no obstante las contradicciones y  los enfrentamientos entre sus actores de antes y de ahora.

Si Octavio Paz dice: ¿Quién que es, no es romántico? Yo me pregunto: ¿Quién que vive inmerso entre realidades e irrealidades no es surrealista? Entonces el surrealismo influyó en muchos ámbitos, incluyendo la fotografía, el cine, y hasta la propia vida etc.

Son innumerables los protagonistas del surrealismo desde sus inicios hasta hoy. El propio André Breton destaca inicialmente a Jean Pierre Brisset y a Raymond Roussel quienes antecedieron a Marcel Duchamp. Es así, que a vuelapluma vamos a mencionar también a Gustave Moreau, Rosseau –el aduanero-, Giorgio de Chirico quien induce a Breton en 1911 con la obra pictórica: “el regreso del poeta” a compararlo con el poeta precursor del surrealismo, el enigmático Isidore Ducasse quien era en realidad en su seudónimo, el conde de Lautréamont. Así mencionamos en literatura a Tomas Stearns Elliot,  Louis – Ferdinand Céline, James Joyce, Franz Kafka, Ezra Pound, el escultor Henry Moore, los pintores Alfred Kubin, Max Ernst (quien es quizás el máximo representante del surrealismo), André Masson, Joan Miró, Yves Tanguy, Rene Magritte, Salvador Dalí. De antes, dejo muchos nombres por fuera, incluso algunos que co-participaron y estuvieron con Breton al presentar su manifiesto surrealista. Fue en Yugoslavia donde nació el primer grupo surrealista no parisiense, entre algunos de sus promotores figuran los poetas Marko Ristic, Dusan Matic, Kotcha Popovic, y los pintores Van Bor, Djordge Kostic etc. En Checoslovaquia el poeta Karel Teige, el pintor Jindrich Stirsky. Sucesivamente el surrealismo se extendió por otros países como Rumania; y prosiguió con la Sociedad del Misterio de Bruselas encabezados por Magritte. América Latina también ha contribuido con el surrealismo, sin duda serían muchos nombres para anotar. Por ejemplo, me es imposible desconocer a una de las  figuras más representativas del surrealismo mejicano, “la manita de Diego Rivera”: Frida Khalo.  Edgar Batidas Urresty en su texto: “El arte y los sueños” un comentario escrito para mi exposición “Manantiales peregrinos” presentada en la Casa del Departamento de Nariño en Bogotá en septiembre de 2008, menciona al cubano Alfredo Lam y al chileno Roberto Matta.


ALGUNOS ARGUMENTOS Y ALGUNOS ELEMENTOS SURREALISTAS:

Cada Movimiento Artístico, corriente, escuela, o ismo que nace, desde su propia consciencia, debe generar cambio, visión y acción-innovación; y además debe consagrarse en “su propia revolución”. Los cambios se fundamentan  a partir de la idea de crear “algo nuevo”, a partir de estructurar y cimentar “nuevas visiones”, a partir  de la búsqueda de “nuevas sensaciones”, y a partir de soñar con “monumentales ilusiones”. Tiene la obligación de explorar y de ir al encuentro directo con las dimensiones desconocidas. Si fuere necesario, debe “ampararse en los espectros de sus iluminaciones especulativas o subjetivas”. A partir de su propuesta y creación, si quiere, puede generar fórmulas que causen cambios históricos, políticos  y sociales. Puede, además propender  por los rompimientos contra lo esquemático, contra lo reaccionario, contra lo retrógrado. Para crear “nuevos ismos”, nuevos movimientos, nuevas corrientes, para suscitar verdaderos cambios, se hace imprescindible la vinculación de “múltiples elementos” cuyas consideraciones de sentido incluyen lo pragmático, y lo “liberal”. Considero que desde su génesis el surrealismo en sus tesis y en su propia praxis aplicó algunos de “estos argumentos”, y muchos más.

Dentro de los “elementos esenciales” en la formulación del surrealismo, además de los mencionados anteriormente como el dadaísmo y la Segunda Guerra Mundial, entre muchos, podemos mencionar: “el encuentro de toda una juventud ansiosa de libertad”, la magnificación de “la gloria personal, el oro, la monarquía y Dios” que estuvo a cargo de Salvador Dalí, la protesta fuerte y la denuncia fría que describe la precariedad de la condición humana, el tránsito de la poca realidad hacia sobre-realidad, darle “luz pública” a la crisis del concepto de realidad, la búsqueda del conocimiento del espíritu humano en su estadio consciente e inconsciente, la reivindicación del sueño sustrayéndolo de la periferia de la razón, y la búsqueda del objeto: objeto surrealista, objeto símbolo, etc.


NUEVO SURREALISMO SIGLO XXI:

Sin que pretenda el pedestal de “un nuevo manifiesto”, involucrando el contenido de este texto con mi obra literaria y con mayor énfasis hacia mi obra pictórica a la que destaco como “nuevo ismo”, y que denomino: Nuevo Surrealismo Siglo XXI,  un concepto o una definición que muchos considerarán osadía, irreverencia, o simplemente mirarán como “algo iluso”; con el fin de hacer somera pero válida “sustentación”; me permito establecer algunas cercanías y distancias -elementales- entre el surrealismo como tal y mi creación plástica surrealista.

Cercanías:

-Al igual que el surrealismo anterior, mi pintura es totalmente onírica.

-El objeto es también elemento primordial en mi obra pictórica.

-La poesía está inmersa en mi obra pictórica y literaria.

-Mi obra  da vía libre y amplio acceso a la surrealidad.

- Mi creación y su puesta en escena tiene “premisas propias”.

-Mi obra indica a su manera, con visión propia, la construcción de nuevos mundos.

-Mi pintura contiene sentimientos y rasgos filosóficos propios y libres, sin vínculos teóricos y dogmáticos; y no pretende convertirse en teoría o dogma.

-Distancias:

-Mi obra pictórica es alegría pura, no manifiesta pesadillas, decadencias, ni precariedades.

-Mi creación no explora los sueños, es un universo de sueños que exploran. Es escudriñadora permanente de nuevas dimensiones.

-Mi obra no contempla los estados moribundos, ni la muerte. Todo en ella, es vida.  No sabe de miserias, alaridos, ni de agonías.

-Mi obra redime. Es un vehículo que lleva directo a la felicidad, a la esperanza, a apacibles y desconocidos universos, y paraísos.

-Mi obra no sectoriza, universaliza. Su interpretación inspira  una “compleja democracia”.

-Mis exposiciones descubren radiantes  e iridiscentes estadios, es un recital de color, una sinfonía primaveral.

-Mi propuesta pictórica no tiene limitantes de forma, espacio, tiempo, o lugar; por donde se le contemple, es ilimitada, asume con propiedad sus estadios infinitos.

Bibliografía:

-Historia del Arte, Vanguardias Artísticas II, volumen 27, Editorial Salvat.

-Diccionario Filosófico de Rosental – Iudin.

-El surrealismo: pensamiento del objeto y construcción del mundo: Pedro Pablo Gómez Moreno. Universidad Distrital Francisco José de Caldas –Academia Superior de Artes de Bogotá. Editorial Nomos.

-Artículo: El arte y los sueños de Edgar Bastidas Urresty.

La presente ponencia – conferencia fue escrita por el escritor y artista plástico Jesús María Stapper para presentarla en el “XVI ENCUENTRO NACIONAL DE POETAS Y ESCRITORES” que se realizará en el Municipio de Nocaima (Cundinamarca) del 30 de Octubre al 2 de Noviembre del presente año.

Jesús María Stapper

Escritor – Artista Plástico.             

Octubre 29 de 2008

Bogotá D. C. Colombia – Sudamérica.

Tels: 6254632 – 3153506871 – Decartstapper@gmail.com

 

 

 

Volver a la Página Anterior

Videos Relacionados
No existen Videos Relacionados

-Comentarios

Adiciona tu Comentario

*Por favor ingrese el resultado de la suma. Evitamos los spammers.